Jerarquía del Harén Imperial Chino

Jerarquía del Harén Imperial Chino

En la China Imperial, después de ascender al trono, se esperaba que un emperador cumpliera rápidamente una de sus tareas más importantes: dar un heredero masculino para asegurar la continuación de la dinastía. 

Para este propósito, lejos del concepto de cónyuge e hijos comunes en Europa, los emperadores mantuvieron un enorme harén de mujeres, dentro del cual se estableció una clara jerarquía que perduró durante milenios. Aunque los rangos de las consortes imperiales variaron según las dinastías gobernantes, en general podrían simplificarse en tres rangos: la emperatriz, las consortes y las concubinas. Este sistema de clasificación se originó supuestamente a partir de una iniciativa establecida en la dinastía Zhou llamada “Ritos de Zhou” o “Liu Xin”.

La Emperatriz

Cixi Emperatriz
Cixi Emperatriz

En la parte superior de la jerarquía del harén imperial chino estaba la emperatriz,“la esposa oficial”. La emperatriz fue la figura decorativa más venerada y respetada para las mujeres en China, ya que se considera que es “la madre del mundo”. En el harén, sólo el emperador y la madre del emperador estaban por encima de ella y todos los demás tenían que obedecer sus órdenes.

Además de las emperatrices, en el harén también estaba presente la figura de la “Emperatriz Viuda”. Las emperatrices que sobrevivieron a sus maridos fueron promovidas a este rango. Fueron viudas famosas Wu Zetian de la dinastía Tang (que más tarde se convirtió en la primera emperatriz femenina de China) y Cixi de la dinastía Qing.

Las Consortes

Consorte Zhen
Consorte Zhen (1876)

Por debajo de la emperatriz estaban las consortes. El número y jerarquía de éstas difería de acuerdo con la dinastía reinante. Durante la dinastía Qing el harén imperial tuvo una consorte noble Imperial, dos consortes nobles y cuatro consortes.

Las Concubinas

Concubina Wo Hing
Wo Hing: La cuarta concubina de He Xing de Hong Kong (1864)

En el siguiente nivel estaban las concubinas, que variaron en número con cada emperador. De acuerdo con los ritos de Zhou, un emperador podía tener hasta 9 concubinas de alto rango, 27 de nivel medio y 81 los de bajo rango. Sin embargo durante la dinastía Han (206 aC – 220 dC) no había límite y durante los reinados de emperador Huan y el emperador Ling, hubo más de 20.000 mujeres viviendo en la Ciudad Prohibida.

Durante la dinastía Ming (1368-1644 dC), hubo un sistema oficial para la selección de concubinas a unirse al harén del emperador. El proceso de selección se llevaba a cabo en el interior de la Ciudad Prohibida cada tres años. La edad de las candidatas varió de 14 a 16 años de edad y eran elegidas en base a sus antecedentes, virtudes, comportamiento, carácter, apariencia y condición corporal.

El rango de concubinato no se decidía por la clase social sino únicamente por el favor del emperador. Si al emperador le gustaba una concubina que originalmente era una sirvienta y había otra de una cuna más noble, lo más probable es que la primera fuera promovida a un rango superior que la segunda y podría llegar a ser emperatriz si el emperador la amaba por encima de todas sus concubinas. Hay ejemplos de esto en la historia china como el de Zhao Feiyan (趙飛燕), una sirvienta que reemplazó a la primera emperatriz del Emperador Cheng de Han (漢 成帝), la Emperatriz Xu (許 皇后).

Los Eunucos

Eunucos

Los eunucos son los únicos hombres que se permitían en el harén. Para asegurarse de que todos los niños nacidos en el harén eran engendrados por el emperador, a los hombres no se les permitía servir a las mujeres del harén. Las únicas excepciones a esta regla fueron los eunucos, hombres que habían sido castrados para asegurarse de su impotencia.

A lo largo de la historia de la China Imperial, los eunucos sirvieron a la familia imperial, incluso como empleados en el harén. Lejos de ser meros sirvientes, estos eunucos podían aspirar a posiciones de poder y riqueza al involucrarse en la política del harén. Durante la dinastía Ming (1368-1644), hubo 100.000 eunucos sirviendo el emperador y su harén.

Las relaciones sexuales del emperador eran manejadas de manera bastante estricta. Los emperadores de las dinastías Ming y Qing estaban notoriamente restringidos a este respecto. La leyenda dice que el emperador Kangxi permitió que sus eunucos registraran la cantidad de veces que se acostó con cada una de sus consortes y concubinas. Esta acción se tomó, por un lado, para asegurar que estas mujeres quedaran embarazadas de los hijos del emperador, pero por otro lado, para frenar los deseos lujuriosos del emperador.

Fuentes:.ancient-origins.net, reddit.com

Fuente Foto Portada: Tráiler de La historia del palacio Yanxi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *