La Ciudad Subterránea de Pekín: Dixia Cheng

La-ciudad-subterránea-de-Pekín-Dixia-Cheng

La Ciudad Subterránea de Pekín, Dixia Cheng – 地下城, fue construida en la década de los 70 por orden del presidente Mao Zedong, debido a las tensiones fronterizas existentes entre China y la Unión Soviética, con el propósito de que sirviera de refugio y vía de evacuación ante la posibilidad de un ataque ruso.

Los túneles corren por debajo del centro de la ciudad a lo largo de 85 kilómetros cuadrados entre 8 y 18 metros bajo tierra. En su momento pudo haber hasta 900 entradas al complejo, todas ocultas en las tiendas a lo largo de las principales calles de Qianmen. 

El Gobierno calculó que la ciudad estaba preparada para albergar a toda la población de Pekín, que en ese momento era de unos 6 millones de personas. Contaba con un sistema de ventilación capaz de proteger a los habitantes de los túneles  contra ataques nucleares, alimentos suficientes para sobrevivir durante cuatro meses enteros y con todo lo necesario para la vida diaria.

Búnker en Dixia Cheng
Búnker

Los diversos sistemas de túneles conectaban alrededor de 10.000 búnkers atómicos. Se construyeron todo tipo de instalaciones como escuelas, clínicas, teatros, fábricas, una sala de cine, peluquerías, restaurantes y hasta una pista de patinaje para disfrute de los refugiados. Las cámaras de los túneles auxiliares contenían depósitos de cereales y aceite, armas y otros suministros. También contaba con lugares para cultivos sin sol como una granja de cultivo de hongos y unas 70 áreas preparadas para la perforación de pozos de agua si fuera necesario.

Túnel Dixia Cheng

Los túneles y búnkeres, bajo la dirección de ingenieros del ejército, fueron cavados por más de 300.000 ciudadanos locales voluntarios, incluso escolares. La muralla, torres y puertas con siglos de antigüedad que rodeban la ciudad, incluídas las antiguas puertas de Xizhimen, Fuchengmen y Chongwenmen, fueron destruídas para suministrar el material necesario para su construcción.  Solo sobrevivieron dos torres de vigilancia con troneras de Zhengyangmen y Deshengmen.

Se sabe que hubo una carretera, lo suficientemente amplia para que dos vehículos puedieran cruzarse, que permitiría a los dirigentes del Partido ir desde su cuartel general de Zhong Nan Hai al Palacio del Pueblo. Cada residencia alguna vez tuvo una trampilla secreta cercana que conducía a los túneles.

 No hay información fidedigna sobre hasta dónde se extendían los túneles, pero supuestamente conectan con los principales edificios gubernamentales de la ciudad y .unen todas las áreas del centro de Beijing, desde Xidan y Xuanwumen hasta los distritos de Qianmen y Chongwen y llegando a las colinas del oeste.

Afortunadamente, el refugio nunca llegó a utilizarse para el propósito previsto.

Atracción Turística

Entrada a la ciudad subterránea Dixia Cheng
Una de las entradas a Dixia Cheng

En el año 2000 se abrió para uso turístico. Los visitantes extranjeros sólo podían recorrer una pequeña parte. Las entradas oficiales fueron una pequeña  tienda en Qianmen, al sur de Tiananmen, la «Fábrica de alfombras Qianmen» de Beijing en 44 Xingfu Dajie, distrito de Chongwen y desde un tercer punto más desconocido, la entrada del número 18 Dazhalan Jie en Qianmen.  Se cree que aún hay alrededor de 100 entradas escondidas en el interior de edificios repartidos por toda la ciudad.

Foto: chinaculturecenter.com

La Visita Guiada

Retrato de Mao en Dixia Cheng

Una vez en el complejo, los visitantes podían ver las paredes “decoradas” con retratos de Mao y de las personas que trabajaron en la construcción de la ciudad junto con eslóganes como “Acumulad grano” y “Para la gente: preparaos para la guerra, preparaos para el hambre”, les enseñaban las habitaciones con literas y muestras de cajas de carbón de purificadores de agua. Durante el recorrido turístico se pasaba por una fábrica de seda en funcionamiento, que incluía una demostración del proceso de obtención de la seda a partir de los capullos de los gusanos de seda. En varios lugares había señales que indicaban a los turistas bajo qué punto concreto de Pekín se encontraban como la Ciudad Prohibida o la Plaza de Tiananmen. 

El complejo finalmente se cerró  por problemas estructurales en 2008.

A finales de los años 70 las tensiones con la Unión Soviética se habían enfriado. El deseo del sucesor de Mao, Deng Xiaping, era no desperdiciar el gigantesco esfuerzo que había supuesto la construcción de la ciudad subterránea, por lo que la Oficina de Defensa Civil del gobierno ordenó a los ciudadanos que comercialicen los refugios. Muchos de estos se convirtieron en alojamientos de alquiler.

El gobierno aún consideraba que los refugios antiaéreos subterráneos eran un requisito esencial en las ciudades, por lo que en 1996, aprobó la Ley de Defensa Aérea Civil que requería que los nuevos edificios contaran con refugios subterráneos de defensa civil, y que se construyan de manera que beneficien el desarrollo económico y el uso en tiempos de paz,  por lo que las viviendas subterráneas con fines de lucro proliferaron. Estos refugios son propiedad de una empresa privada o de la Oficina de Defensa Civil que los alquila a los habitantes de Beijing, quienes a su vez los alquilan.

Uso Residencial

En 2010, las autoridades municipales de Beijing anunciaron que el uso residencial de espacios subterráneos sería ilegal a fines de 2012 por peligros para la seguridad, como el riesgo de incendio o inundación. En 2015 miles de residentes fueron desalojados de sus viviendas subterráneas.

Se cree que actualmente viven 1 millón de personas en la ciudad subterránea, la mayoría inmigrantes y jóvenes recién llegados a la ciudad. Muchos de estos alojamientos no son aptos para vivir y carecen de comodidades: falta de espacio, sin luz solar, poca ventilación, cocinas y baños compartidos con los vecinos…

Búnker Dixia Cheng

Sin embargo, el coste equivalente a un tercio al del alquiler que se paga fuera y su extraordinaria ubicación en el centro de la ciudad, con la comodidad que supone ir andando o en bicicleta al trabajo, hacen que para algunos valga la pena tomar la decisión de vivir en ella.

Vídeo: Cómo se vive en la Ciudad Subterránea de Pekín

También llamados «La tribu de las ratas», este vídeo muestra cómo viven los habitantes de Dixia Cheng, bajo las calles de Beijing…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.