EL ABANICO DE SEDA de Lisa See y el NÜSHU

Nüshu el idioma secreto de las mujeres

«En una remota provincia de China, las mujeres crearon hace siglos un lenguaje secreto para comunicarse libremente entre sí: el nüshu. Aisladas en sus casas y sometidas a la férrea autoridad masculina, el nüshu era su única vía de escape. Mediante sus mensajes, escritos o bordados en telas, abanicos y otros objetos, daban testimonio de un mundo tan sofisticado como implacable…».

En el año 2002 Lisa See se trasladó a un poblado de la provincia de Hunan, cuna de esta milenaria escritura fonética, y vivió allí unos meses documentándose, recogiendo el testimonio de la útlima hablante de nushu, la nonatenaria Yang Huanyi, así como de mujeres que lo conocían, para poder escribir su novela.

Yang Huanyi, última persona que conocía el nüshu, murió con 98 años en la provincia de Hunan en 2004

En la novela «El Abanico de Seda» – 雪花秘扇, el personaje principal, Lirio Blanco, cuenta la historia de su vida y de su amistad con su amiga Flor de Nieve, con muchos aspectos de la vida y tradiciones de aquella época, la China de finales del siglo XIX.

En estos años se popularizó la costumbre de vendar los pies de las niñas desde que tenían tres años hasta los nueve, con el objetivo de lograr los «pies de loto dorados”, llamados así por que el balanceo al caminar era similar al del loto mecido por el aire. Eran el mayor símbolo de belleza y perfección de una mujer y lo que hacía que una niña fuera más «casable», ya que mostraba su disciplina, obediencia a la familia natal y la capacidad de soportar el dolor. Sin embargo, no todas las niñas sobrevivieron a este procedimiento, muchas de ellas murieron de infección. En la novela, Lirio Blanco nos cuenta el doloroso proceso del vendaje de sus pies.

PIes de loto dorados
PIes de loto dorados

Fue en esta etapa de China, en la que las esposas y las hijas estaban atadas a los pies y vivían en una reclusión casi total, cuando las mujeres de un remoto condado de Hunan desarrollaron su propio código secreto para la comunicación: el Nushu – 女书 o «lenguaje secreto de las mujeres». Pintaban letras en abanicos, bordaban mensajes en pañuelos y componían historias, saliendo de su aislamiento para compartir sus frustraciones, esperanzas, sueños y logros.

Abanico Nüshu
Los escritos mágicos de las mujeres de Jiangyon

Con la aparición de un abanico de seda en el que Flor de Nieve compuso para su amiga un poema en nu shu, su amistad se sella y se convierten en «laotong» o «amigas del alma» a la tierna edad de siete años. A medida que pasan los años, a través del hambre y la rebelión, en sus escritos de nüshu reflexionan sobre sus matrimonios arreglados, la soledad, las alegrías, las tragedias de la maternidad… Las dos encontraban mutuamente el consuelo que necesitaban, desarrollando un vínculo de amistad que mantenía vivos sus espíritus. Pero cuando surge un malentendido, su amistad de por vida amenaza con desgarrarse…

La película

«Snow Flower and the Secret Fan» es la película basada en la novela «El Abanico de Seda» de Lisa See.

Origen, Evolución y Cultura del Nüshu

Nadie conoce el verdadero origen del nu shu, pero se cree que lo inventó una joven de la provincia de Hunan que fue elegida para convertirse en la concubina del emperador en la dinastía Song (960 – 1270). Ella era feliz pensando que viviría una vida privilegiada, pero no estaba preparada para la soledad ni para las intrigas palaciegas que la rodeaban. Con el fin de escribir la verdad sobre su experiencia y sentimientos a su madre y hermanas, ella inventó el código Nvshu, que en el idioma chino significa: «escritura de mujeres».

Nüshu
Nüshu es una especie de escritura de sílabas, que expresa los sonidos del dialecto que prevalece en la ciudad de Shanxu, condado de Jiangyong. Cada carácter representa una sílaba en el dialecto y un grupo de caracteres que tienen el mismo sonido o un sonido similar al del caracter.

Con el tiempo surgió toda una cultura en torno al nu shu entre las mujeres del condado de Jiangyong. Desde el vendado de pies hasta que se casaban, entorno a los diecisiete años, las niñas vivían en una habitación en el piso de arriba con una sola ventana. En la casa de su esposo la situación era similar, nuevamente pasaban la mayor parte del día en la habitación de arriba, con una sola ventana, desde la cual veían el mundo. 

Estas mujeres vivieron como prisioneras, cojeando por sus pies vendados y analfabetas en la escritura de los hombres. En su soledad anhelaban expresarse y encontrar consuelo en otras mujeres en idénticas circunstancias. Usaron el nu shu para escribir sus diarios íntimos, cartas y poemas «escondidos» en los bordados, tejidos y pinturas de los abanicos. Escribían sobre sus alegrías, que eran pocas, y sus penas, que eran muchas…

Se desarrollaron DOS TIPOS DE RELACIONES que tenían el Nvshu en su núcleo:

Abanico Nüshu
  • HERMANDAD JURADA. En ls aldea, cuando las niñas de siete años comenzaban con el proceso del vendado de los pies, sus madres las ayudaban a formar con otras niñas una hermandad jurada. Las niñas aprenderían nüshu juntas, trabajarían juntas en sus diarios y prepararían las que se llamaban “Cartas del tercer día”, que regalarían a cada una de sus amigas cuando al tercer día después de la boda, de ahí su nombre. Una vez que todas se casaban, la hermandad jurada se disolvía. Esto era porque, además de pasar a un mayor control y sometimiento social, muchas veces tenían que trasladarse a otras aldeas y quedaban recluidas en la casa del marido. Marginadas del aprendizaje de la lectura y escritura, al menos tenían su propio sistema para poder comunicarse entre ellas sin conocimiento de los hombres. 
  • LAOTONG. Cuando una madre tenía una hija a punto de cumplir los siete años y comenzaba a vendarse los pies buscaba una casamentera, no para encontrarla un marido adecuado, sino para buscar a una niña en otra aldea que pudiera igualar ocho características con su hija. Las dos niñas tenían que coincidir con las fechas de nacimiento, estar en el mismo orden de nacimiento en ambas familias, tener el mismo tamaño de pie y cosas por el estilo. Obviamente, esto era mucho más difícil de encontrar que simplemente relacionarse con otras niñas del mismo pueblo. Si se lograba encontrar, las dos se reunirían para firmar un contrato que las emparejaría de por vida. A los diecisiete años, las niñas se casarían en aldeas, tendrían hijos y seguirían el curso normal de sus vidas, pero también continuarían en contacto con su laotong a través de sus escritos y reuniones ocasionales durante el resto de sus vidas. Una especie de “matrimonio emocional”, en una época y en una cultura en la que las emociones no entraban en los matrimonios entre hombres y mujeres.

***

Han sobrevivido muy pocos documentos nüshu , ya que la mayoría fueron quemados cuando moría las enterraban con ellos. En la década de 1930, los soldados japoneses destruyeron muchas piezas que se habían conservado como reliquias familiares. Durante la Revolución Cultural, la celosa Guardia Roja quemó aún más textos y se prohibió a las mujeres locales asistir a festivales religiosos o asistir a reuniones donde el  nüshu se pudiera escribir, leer, cantar o intercambiar como obsequio. 

Museo del Nüshu
Museo del nüshu en la isla Puwei, en el distrito de Jiangyong

Con el establecimiento de la República Popular China en 1949 la educación se volvió universal, la situación social de la mujer mejoró y el nüshu perdió su funcionalidad y comenzó a caer en desuso. Durante la última mitad del siglo XX, el nushu prácticamente se extinguió, al desaparecer las razones principales por las que las mujeres lo usaban.

Una curiosidad…

KFC inauguró en 2019 un restaurante temático «Nüshu» 女书 en Yongzhou (Hunan), para preservar esta antigua y rara forma de escritura china, que desde 2006 es Patrimonio Cultural Inmaterial nacional de China.

Se organizaron múltiples actividades e invitaron a las continuadoras de este misterioso arte de la escritura. Éstas dieron lecciones de caligrafía, mostraron versos escritos por las mujeres de la antigüedad, montaron un rincón con diccionarios y libros nüshu y contaron a los estudiantes de Yongzhou los hábitos y costumbres de las mujeres que crearon este secreto lenguaje.

KFC restaurante Nüshu

**También te puede interesar: Los Cánones de Belleza en la Antigua China y sus Cuatro Bellezas

Un comentario en “EL ABANICO DE SEDA de Lisa See y el NÜSHU”

  1. Interesante artículo, que invita a profundizar e investigar sobre un tema de exclusión de género, cuando la mujer de aquellas épocas, fueron dominadas por el género masculino y no se les daba su lugar con respeto y admiración. Que bueno que la CHINA del siglo XXI sea otra, y hoy se les enseñe a otras generaciones el lenguaje NUSHU. Saludos desde Venezuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.