Historia y origen de la seda en China

EL ORIGEN DE LA SEDA

La seda es una tela producida por primera vez en la China Neolítica a partir de los filamentos del capullo del gusano de seda. Se convirtió en una fuente de ingresos básica para los pequeños agricultores y a medida que mejoraban las técnicas de tejido, se fue volviendo muy deseada. Como producto exportado más importante del país, el material dio su nombre a la gran red comercial de la Ruta de la Seda – 丝绸之. Se utilizaba para hacer ropa fina, abanicos, biombos, tapices y como alternativa al papel para escritores y artistas.

El Origen de la Seda en China

La Leyenda del origen de la seda

Cuenta la leyenda  que “la diosa de la Seda”, la dama Hsi-Ling-shih, esposa del “Emperador Amarillo”, Huangdi, introdujo la cría de gusanos de seda e inventó el telar, así como el comienzo de la producción de seda.

Xi Ling Shi, más conocida como Leizu, era la esposa del “Emperador Amarillo”, uno de los emperadores más importantes de China, que reinó hacia el año 2600 a.C.

El Emperador le pidió a su esposa que investigara qué estaba ocurriendo con sus plantas de morera cuyas hojas desaparecían misteriosamente hasta que la planta moría.

La emperatriz, a fuerza de observar las plantas, descubrió unos pequeños capullos amarillentos y brillantes. Cogió uno mientras tomaba el té y, por descuido, el capullo se le escapó de los dedos y cayó en la taza de té caliente. Al sacarlo, el capullo comenzó a deshacerse transformándose en una hebra de hilo muy larga. Fue así como, sin quererlo, descubrió como devanar la fibra de seda.

Tras este descubrimiento, a los chinos se les ocurrió enrollar ese hilo en bobinas y utilizarlo para tejer. Había nacido, por un lado, la industria de los tejidos de seda y por otro la sericultura: la cría de gusanos de seda para transformar la seda de sus capullos en un tejido muy apreciado.

Las telas fueron prohibidas a los campesinos e incluidas en el protocolo Imperial, convirtiéndose en símbolo de lujo. Las túnicas de seda de colores brillantes y exquisitamente bordadas se convirtieron en un símbolo de estatus y ayudaron a distinguir a los funcionarios y cortesanos de las clases bajas que usaban algodón o seda simple. Los sacerdotes taoístas eran otro grupo que se distinguía por sus túnicas de seda, normalmente bordadas con escenas ceremoniales.

Leizu es adorada como “La Diosa de los Gusanos de Seda” por los chinos, e incluso hoy sigue viva una antigua tradición en la ciudad de Huzhou, en la provincia de Zhejiang, según la cual cada año, durante la celebración del festival Qingming que tiene lugar a principios de abril, se rinde culto a la antigua concubina por su contribución a la vida del pueblo con su descubrimiento.

El secreto de la seda

El secreto de la fabricación de la seda no fue desvelado en los siguientes dos mil años y, de hecho, existía una ley imperial que ordenaba torturar hasta la muerte a quien revelase el proceso de su transformación.

En el año 139 a.C. se abrió la mayor ruta mundial de comercio, que abarcaba desde el este de China hasta el mar Mediterráneo. Recibió el nombre de “Ruta de la Seda” debido a que era el artí­culo que más comercio generaba.

China logró mantener oculto el proceso de cría de los gusanos de seda y su producción hasta que en el año 300 d.C. fue descubierto por los japoneses. En el año 520, los europeos y árabes comenzaron a fabricar seda.

Las Ruinas de Jiahu confirman que los chinos tenían seda hace 8.500 años

En 1962, en la aldea de Jiahu, un lugar equidistante entre Xian y Nanjing de provincia de Henan, se descubrió un asentamiento neolítico extraordinario por la gran cantidad de restos culturales y artísticos hallados durante las excavaciones.

Sitio Jiahu

Establecido alrededor del año 7000 a.C., el sitio fue abandonado alrededor del 5700 a.C. El asentamiento estaba rodeado por un foso y cubría un área de 55.000 metros cuadrados.

A lo largo de 30 años de excavaciones, los arqueólogos han realizado importantísimos descubrimientos: la producción del vino más antiguo del mundo, reliquias del cultivo del arroz y mijo, los primeros cerdos domesticados, los primeros instrumentos musicales chinos, pictogramas en caparazones de tortuga como posible evidencia de protoescritura…. En el lugar también hicieron un importante descubrimiento: encontraron la certeza más temprana del uso de la seda en China.

La seda es una materia orgánica y se descompone fácilmente. Después de más de 8.000 años, sin una protección estricta, la seda no puede existir.

Los arqueólogos tomaron muestras de suelo de los restos de las tumbas y tras las pruebas científicas, se confirmó que se había detectado residuo de la proteína de seda.

Cabe mencionar que el equipo de investigación de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China publicó un artículo “Evidencia Biológica Molecular de Tejidos de Seda hace 8.500 años” en la Revista Académica Internacional a finales de 2016.

Los expertos aseguran que algunas herramientas y agujas de hueso desenterradas del sitio de Jiahu eran utilizadas para tejer, por lo que se cree que los antepasados ​​de Jiahu dominaron las habilidades básicas de tejido y costura, utilizando conscientemente fibras naturales para hacer la seda.

La seda escondida en las cuevas de Mogao

Esta habitación secreta de las Cuevas Mogao se llama “Cueva de las Escrituras Tibetanas”, también llamada “Cueva 17”.

Se han realizado importantes hallazgos de seda muy antigua en lugares ubicados a lo largo de la Ruta de la Seda. Uno de ellos fue realizado en 1907 por el arqueólogo británico Aurel Stein, quien encontró en una de las salas de la cueva un tesoro formado por 50.000 reliquias culturales, entre ellas pinturas sobre seda en muy buen estado.. Se cree que estos tesoros fueron escondidos en esta habitación alrededor del año 1015 por monjes budistas que temían una invasión Tangut, permaneciendo ocultos durante casi 900 años.

Museo de la Seda de Suzhou (China)

Suzhou es famosa por su producción de seda. En la fábrica de seda de Suzhou se puede ver el ciclo de vida del gusano de seda y demostraciones de cómo se extrae la seda de los capullos y todo el proceso hasata obtener la valiosa tela.

Ver a los gusanos de seda comer, vivir y hacer girar sus capullos es una de las cosas que los turistas más disfrutan durante el recorrido por la fábrica.

La Confección de la Seda en la Antigua China

Esta bella pintura titulada “Damas de la corte preparando seda recién tejida, nos muestra a un grupo de damas chinas de alto rango ocupadas en la elaboración de delicados tejidos de seda, en el siglo VIII d.C. Está realizada sobre seda, pintada con vivos colores y con un lujoso fondo dorado. Aquí la vemos separada en cuatro partes. Se conserva en el Museo de Bellas Artes de Boston.

Fuente: la confección de la seda en la antigua China: historia.nationalgeographic.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *